Banner130x400 1

Banner130x400 2

porNOV

Revista de Noviembre

Running

Golpe de Calor

FREVUELTA
Fernando Revuelta
Atleta UNDER ARMOUR
www.runninginpanama.com
icon-facebookicon-twitter

Panamá cuenta entre sus principales ventajas el tener un clima tropical, con unas temperaturas constantes durante todo el año que oscilan entre los 20°C en las horas nocturnas y los 32°C por el día. Para muchas personas de otras latitudes que sufren los rigores del invierno y el frío, nuestro país se ofrece como un auténtico paraíso, por lo que cada vez más extranjeros elijen a Panamá como su país de residencia. Pero fenómenos meteorológicos como “el niño” están provocando durante los últimos años que las temperaturas se eleven más allá de lo deseado, lo que aunado al alto grado de humedad existente en el aire, termina por convertirse en una explosiva mezcla, especialmente para aquellas personas que se ejercitan por largos periodos de tiempo en la calle como son los corredores. Frente a esta ola de calor es necesario tomar precauciones y seguir algunas rutinas para que nuestros entrenamientos y competencias no se conviertan literalmente en un infierno.

EQUIPACIÓN
Lo primero que debemos de tener en cuenta es la selección de nuestra ropa. Para climas cálidos siempre son preferibles tejidos que ayuden a mantenernos frescos y eliminar el sudor, ya que las prendas de algodón absorberán gran parte de nuestra sudoración, se nos pegarán al cuerpo sintiéndose pesadas, y favorecerán la aparición de molestas rozaduras. En el mercado hay una gran variedad de marcas y modelos con tecnologías específicamente diseñadas para favorecer la transpiración y la eliminación del sudor. En cuanto a los colores, son preferibles las ropas de color claro como el blanco para que los rayos del sol se reflejen y no incidan con tanta intensidad. Adicional hay que considerar el nivel de protección contra los rayos ultravioletas que tenga la prenda, lo cual se puede consultar en la etiqueta. Los rayos ultravioletas, aunque no seamos capaces de verlos, inciden en nuestro cuerpo, incluso en aquellas partes que van cubiertas, pudiendo llegar a causar patologías como el cáncer. Un índice de protección UPF+50 indicará que aproximadamente el 97% de los rayos ultravioletas serán atenuados por el tejido, sin que incidan directamente en la piel de la persona. En climas cálidos hay que hacer ejercicio con la ropa mínima imprescindible, y en contra de la costumbre de algunas personas, evitar prendas como buzos ajustados e impermeables plásticos que no contribuirán a que la persona gaste más calorías ni pierda peso, sino solamente a que sienta agobio e inclusive pueda sufrir de deshidratación.

HORARIO ÓPTIMOdreamstime m 46813964
Siempre que las circunstancias lo permitan, realizaremos nuestras sesiones de ejercicio en horas de la madrugada o de la noche, para evitar la alta temperatura y al mismo tiempo el estar expuestos a los rayos ultravioletas. De hecho, las horas de la madrugada, de 4.00 am a 6.00 am, son las preferidas por los corredores locales para completar sus rutinas. Esto permite entrenar cuando el sol está oculto o comenzando a despuntar, con una temperatura y sobre todo sensación térmica inferior a cuando el mismo ya se ubica en el horizonte. Si nos vemos obligados a tener que convivir con el sol, una visera y lentes oscuros serán accesorios recomendables para reducir el impacto de sus rayos. El que llevemos ropa o accesorios sobre nuestra piel no conlleva obligatoriamente el hecho como he mencionado de que el 100% de los rayos ultravioletas queden bloqueados, por lo que como precaución no está de más, sobre todo en niños y jóvenes de piel clara, la aplicación de cremas con un factor de protección alta en todo el cuerpo.

MANTENERSE HIDRATADO
El componente principal de nuestro cuerpo es el agua, que de media supone un 60% del peso en varones adultos, y un 50-55% en mujeres. El agua juega muchas funciones beneficiosas en nuestro organismo, ya que transporta los nutrientes a las células del cuerpo y retira de las mismas los residuos. Adicional regula la temperatura corporal y el enfriamiento del cuerpo mediante la sudoración. Por lo tanto una correcta hidratación permitirá mantener los niveles óptimos de agua en nuestro cuerpo, posibilitando que las funciones del organismo se ejecuten de manera eficiente y saludable. Nunca hay que esperar a tener sed o sentir los labios secos para hidratarse pues ya será tarde. Caer en deshidratación afectará al funcionamiento de nuestro cuerpo, y si realizamos ejercicio físico a nuestro rendimiento, pudiendo provocar desde calambres hasta un golpe de calor y mareos. Cuando corramos más de media hora, debemos cargar una botella de agua, preferiblemente fría, y beber con regularidad a pequeños sorbos. Las bebidas deportivas o isotónicas, tienen una composición mayormente de agua, a la que se incorporan dependiendo de las marcas, sales como el sodio, azúcares y diferentes tipos de vitaminas. Por lo tanto tienden a la reposición del líquido y las sales perdidas debido al ejercicio, añadiendo también energía para retrasar la aparición de la fatiga. Las bebidas deportivas son adecuadas cuando existen esfuerzos prolongados, pero no sustituyen al agua sino que son un complemento. Para entrenamientos y competencias de larga duración son muy útiles cinturones con botellines o mochilas que incorporan vejigas de almacenamiento que pueden contener varios litros. También existe la opción de planificar los entrenamientos en un circuito al que le daremos varias vueltas, dejando la hidratación oculta en el carro u otro lugar para ir recuperando regularmente los líquidos perdidos debido a los efectos del calor y la humedad.

Santa´s Race. La Alegría de la Navidad

FREVUELTA
Fernando Revuelta
Atleta UNDER ARMOUR
www.runninginpanama.com
icon-facebookicon-twitter

Por cuarto año consecutivo, la plataforma de medios SPORTS & HEALTH junto con la web especializada RUNNING IN PANAMA, estarán celebrando su carrera SANTA´S RACE. La prueba se desarrollará el 20 de diciembre en La Plaza de Ciudad del Saber sobre una distancia de 5 kilómetros, estando fijada la hora de partida a las 7.00 am. La SANTA´S RACE se caracteriza por ser una carrera – caminata de carácter recreativo y familiar con temática navideña. Por este motivo, los participantes, desde adultos a niños, reciben con su inscripción un gorro de Santa Claus, y adicional muchos de ellos se disfrazan con artículos alegóricos a estas entrañables fechas.

Las anteriores ediciones fueron un éxito en cuanto a participación, ya que los cupos previstos se agotaron rápidamente, reuniendo 700 participantes tanto en las ediciones del 2012 como 2013, y llegando a la cifra récord de 1,200 en la del pasado año. Por este motivo para esta nueva versión los promotores han ampliado el número de inscripciones a 1,300. Las inscripciones mantienen como desde el primer año el módico precio de $5, e iniciarán desde el 28 de noviembre en los siguientes establecimientos: Running Balboa (Multiplaza, Albrook Mall y Costa del Este); Prohealth Shop en San Francisco; The Vitamin Shoppe en Vía Porras; y The Health Store en La Plaza de Clayton. Al momento de la inscripción se entregará a cada participante su número de carrera y su chip electrónico, mientras que el día del evento podrá retirar en la zona de salida su gorro de navidad y el resto de productos aportados por los patrocinadores.

MAKE A WISH
Buscando fomentar el aspecto social y solidario de la prueba, los promotores llegaron a un acuerdo este año con la asociación sin fines de lucro PIDE UN DESEO (Make-A-Wish), la cual está reconocida por la ONU y tiene 100 filiales en 36 países de los cinco continentes. Make-A-Wish ha concedido más de 250.000 deseos a niños enfermos alrededor del mundo, sin importar su estatus socioeconómico, raza o religión. Así los beneficios económicos derivados de la SANTA´S RACE 2015 serán para apoyar económicamente los programas de Make-A-Wish en Panamá, coincidiendo además con el 20° Aniversario de la entidad en nuestro país.

PATROCINADORES
La SANTA´S RACE2015 tendrá como principal patrocinador a Multibank Seguros, y también estarán colaborando con el evento empresas de prestigio como Playa Blanca Resort, Gas Natural Fenosa, Suzuki, Corpinsa, Bonlac, TowerBank, Banco General y Postobon, entre otras.

DSC 0002 DSC 0015 DSC 0045
DSC 0551 DSC 0105 DSC 0100

NOVEDADES
La logística del evento estará a cargo como el pasado año del Club PAFRA MARCAPASOS, entidad que desde 1993 ha operado más de 150 carreras, pero para la presente edición se han incorporado algunas novedades en aspectos relacionados con los resultados y la seguridad de la prueba, todo ello con el único objetivo de que los participantes se sientan plenamente satisfechos. Así se ha contratado a la firma CHIP TIMING, la cual aportará los chips que irán colocados en las zapatillas, y que permitirá tener total control sobre el orden y tiempo de llegada a meta de cada corredor de manera inmediata. En cuanto a la hidratación, habrá dos estaciones con tinas y agua fría en los kilómetros 2 y 4 del recorrido, así como una tolda en la zona de meta igualmente con tinas y botellas de agua, producto suministrado en su totalidad por la empresa AGUA CRISTALINA, el agua oficial de la prueba. En cuanto a la ruta, la misma estará delimitada por conos y señalizada cada kilómetro, pero se ha modificado en parte respecto de la anterior edición buscando transitar por áreas todavía con mayor vegetación y menos tráfico vehicular, para que así los corredores puedan completar la prueba frescos y sin contratiempos.

A la llegada a meta se entregarán de manera directa regalos de los patrocinadores a algunos de los participantes con base en la originalidad de sus disfraces, el correr acompañados de hijos o mascotas, o el entusiasmo mostrado durante el recorrido, entre otros criterios. También se sortearán en tarima mediante tómbola canastas de navidad y otros regalos entre todos los participantes que finalicen la prueba.

Si eres de los que ya has corrido en anteriores ediciones estamos seguros que no necesitarás que te animemos a que repitas, pero si nunca has compartido tu afición por correr en estas bonitas fiestas con el resto de la comunidad runner, te invitamos a que te sumes y seas partícipe de la SANTA´S RACE 2015, un evento hecho por corredores para corredores.

Mayor información está disponible en la fan page de Santas Race en facebook, o en las webs de los promotores, www.sportsandhealth.com.pa y www.runninginpanama.com

Bandit Runners: Correr Sin Inscribirse

FREVUELTA
Fernando Revuelta
Atleta UNDER ARMOUR
www.runninginpanama.com
icon-facebookicon-twitter

El tema de los corredores que participan en pruebas sin estar inscritos está de actualidad, y es uno de los que levanta debates más acalorados en las redes sociales entre atletas que están bien a favor o en contra, y los propios organizadores.

OPINIONES A FAVOR
Los defensores más acérrimos de esta práctica apelan a la misma naturaleza del running como sinónimo de libertad, y de no estar sometidos a normas y reglas accesorias. Según ellos, nadie debería tener el derecho de decidir dónde se puede o no correr, especialmente si se trata de lugares y vías públicas: “la calle es de todos” afirman. Adicional, ven en esta actividad una forma de satisfacción personal al enfrentarse al sistema, y no solo no se esconden, sino que se jactan públicamente de sus logros haciendo proselitismo de ello.

Por otro lado nos encontramos con “bandit runners” ocasionales, corredores que por lo general sí se inscriben a los eventos, pero que en determinados casos compiten como “colados”. En su justificación esgrimen diferentes motivos, siendo el mayoritario el alto precio de inscripción de algunas pruebas. Cierto es que no solo en Panamá, sino en otros muchos países, algunos organizadores han entrado en una espiral de precios que parece no tener fin, anteponiendo el ánimo lucrativo por encima de todo. Parte de los corredores no comparten esa visión, y el correr sin número supone su forma de protesta ante estos organizadores, o sencillamente la única manera de participar, al no disponer de los recursos necesarios. También existen otros casos en los que el atleta parte sin número, bien porque se descuidó y ya se cerraron las inscripciones, se acabaron los cupos, quiere hacer solo una parte del recorrido, o acompañar a otro corredor que sí va registrado.

OPINIONES EN CONTRA
En contra de la presencia de “bandit runners” se manifiestan una buena parte de los corredores y la mayoría de los organizadores. Se argumenta que es injusto que alguien que no ha pagado participe de igual a igual con los corredores que sí han hecho el esfuerzo, económico y de tiempo, en inscribirse a un evento. Defienden que aunque el precio de las inscripciones haya aumentado considerablemente, no se obliga a nadie a participar de una carrera organizada. Cada uno es libre de gastar sus recursos en lo que quiera, bien sea un concierto, saliendo de compras, o corriendo un maratón. Hay libertad de mercado y los precios finalmente los fijan la oferta y la demanda. Si los precios de las inscripciones han subido, es porque hay una mayoría de corredores que las pagan.

Se señala también que la presencia de “colados” afecta a la logística de las carreras y las previsiones del organizador, ya que si bien hay “bandit runners” que no hacen uso de los avituallamientos y otras facilidades, gran parte de ellos compiten de igual a igual, y se benefician gratis de servicios que otros pagaron y que quizás no puedan disfrutar.

LA CORREDORA 14285
Boston no solo es la decana de las maratones con 119 ediciones celebradas, sino que tiene la particularidad de que para poder participar los cupos no se asignan por sorteo. A los atletas se les exige obtener una marca mínima realizada en otra maratón durante el año anterior, lo que supone que en Boston no corre quien quiere, sino solo los mejores atletas de cada categoría de edad. La estadounidense Kara Bonneau estaba orgullosa de haber clasificado a Boston en 2014, por lo que cuando retiró su kit un par de días antes de la carrera, colgó una foto de su bib en una famosa red social. Días después de la prueba, y cuando quiso consultar las fotos que estaban disponibles de su carrera y llegada a meta, se llevó la desagradable sorpresa de que con su mismo número, el 14285, aparecían fotografías de otros cuatro corredores diferentes, para ella totalmente desconocidos.

El caso de Bonneau sacó a la luz pública una práctica cada vez más seguida en algunos eventos como Boston, donde el número de corredores es limitado en comparación con las solicitudes, y donde no todos los atletas tienen el nivel atlético requerido para acceder: falsificar números. Y es que con los medios digitales actuales, resulta muy sencillo imprimir un duplicado de una imagen, y hacerlo pasar por un número verdadero. Aquí ya no estamos hablando de que un corredor participa en un evento sin estar inscrito, sino que adicional comete una falsificación para aparentar que sí lo está, y no ser sacado de la prueba.

REFLEXIÓN PERSONAL

dreamstime m 41558979 
 Foto: Dreamstime


Creo este artículo no estaría completo si no compartiese mi opinión personal sobre el tema. Toca “mojarse” como dicen. En mi caso tengo que ver el tema desde una doble perspectiva: en mi faceta de corredor desde hace casi cuatro décadas, pero también como parte de la organización de numerosos eventos en los que he estado involucrado.

Lo primero es que estimo que bajo el concepto “bandit runner” se esconden supuestos de hecho muy diferentes. No tiene nada que ver la persona que por definición siempre corre de “colado” porque no quiere pagar inscripciones, con otros casos como la del atleta que por un motivo muy concreto y puntual no pudo acceder a una inscripción. Cuando se trata de corredores que sencillamente se quedaron por fuera al acabarse los cupos, y que solo quieren acompañar a algún familiar o amigo sin mayor pretensión, creo se puede ser condescendiente, siempre que la persona no dificulte la logística del organizador, lleve su propia hidratación, y se retire del evento antes de afrontar la zona vallada de meta para no interferir en la toma de tiempos. Con buena voluntad, la calle es grande para todos. Otra cosa diferente son los atletas que hacen de liebre para beneficiar a otros corredores, y que se incorporan en algunas partes del recorrido afectando a la libre y sana competencia. Ambos corredores deberían ser sancionados.

Tampoco estoy de acuerdo con aquellas personas que por querer hacerse más vivos o inteligentes que los demás, engañan a la organización corriendo sin número, tomando hidratación que no les corresponde, cruzando la línea de meta, e incluso reclamando el suéter o medalla de finisher. Argumentan que la calle es libre, pero deben recordar que los organizadores piden y pagan permisos para tener el uso privativo de ciertas áreas de manera temporal, igual que se hace en los conciertos u otros tipos de espectáculos al aire libre.

Entiendo que el precio de las inscripciones en ocasiones es demasiado elevado, pero a nadie se le obliga a correr en una determinada prueba. Yo soy un firme defensor de organizar eventos a precios asequibles, y en ese sentido en la Santa´s Race desde el primer año nos pusimos un tope de $5.00 que venimos manteniendo para que familias enteras puedan participar. Considero que los eventos deben cubrir el mayor porcentaje de sus presupuestos con los aportes de patrocinadores, y que las inscripciones solo deben ser un complemento. Pero si una persona no está de acuerdo con el precio de una inscripción, creo dispone de otros medios para publicitar y defender su posición más adecuados que correr como “bandit runner”.

En algunos eventos en el extranjero ya se están colocando agentes de seguridad que literalmente sacan a la fuerza antes de entrar en meta a las personas que corren sin número. En Panamá no se ha llegado a tanto, pero sí se han producido sanciones a atletas de estar un periodo de tiempo sin poder competir en los eventos de un organizador, o mostrar públicamente sus fotos en las redes para exponerlos ante la comunidad de corredores. Lo cierto es que actualmente los “bandit runners” solo suponen en Panamá un 5% del total de participantes. Pero, ¿qué sucedería si llegásemos a porcentajes de un 25% o más como sucede en otras latitudes?

La tirada larga en la maratón

FREVUELTA
Fernando Revuelta
Atleta UNDER ARMOUR
www.runninginpanama.com
icon-facebookicon-twitter

Se acerca el final de temporada, y con ello el periodo del año en el que se celebran no solo las tres maratones nacionales, -más la ultramaratón del Valle-, sino también varias de las pruebas en el extranjero que más corredores panameños atraen, caso de las maratones de Berlín, Chicago, Nueva York, Buenos Aires o Las Vegas. Las calles y carreteras del país se llenan en estos meses de corredores ávidos de completar, sobre todo los fines de semana, largos rodajes como entrenamiento en preparación a sus respectivos objetivos.

Uno de los temas más controversiales sobre la preparación de un evento de estas características hace referencia a cuál debe ser la distancia más larga a realizar por el corredor, en qué fecha completarla, y a qué ritmo.

CONSEJOS DEL EXPERTO
Fernando Blanco es uno de los atletas más reconocidos y con mayor experiencia a nivel local en la distancia de maratón. No en vano, en los últimos ocho años ha obtenido tres primeros puestos y cuatro segundos como mejor corredor local en la Maratón Internacional de Panamá. Actualmente Fernando compagina sus propios entrenamientos con la función de entrenador de su grupo NYEUPE TIMU en Costa del Este, y con sus pupilos comparte valiosos consejos a la hora de preparar la participación en maratones, tanto a nivel local como en el extranjero. Para Fernando la tirada más larga debe realizarse preferiblemente 21 días antes de la fecha de la carrera: “durante las semanas previas al periodo específico de entrenamiento, el corredor debe de darse cuenta de cómo su cuerpo asimila los fondos intermedios. Si notase que le cuesta más de lo previsible, debería dejar esa última tirada larga previa a la competencia más espaciada, por ejemplo, hacerla cuatro semanas antes. Llegar con fatiga al evento es un grave error que se acabará pagando en los kilómetros finales de la prueba”.

AP 966472946680 
Partida de la Maratón Rock 'n' Roll de Las Vegas,
noviembre 2014. (AP Photo / John Locher)

Cada corredor es diferente desde el punto de vista fisiológico, del objetivo que busca y de su nivel de entrenamiento. No hay verdades absolutas que trabajen de modo similar para todas las personas. Correr un maratón no es un tema puntual de un día. Es fruto y resultado de una preparación específica de meses, y nadie mejor que uno mismo sabe qué le funciona y qué no: “en lo personal me gusta hacer los fondos largos a un ritmo constante, subiendo la velocidad solo en los últimos kilómetros”, comenta Blanco; “el ritmo debe oscilar en un rango de entre 20 a 40 segundos por minuto más lento que el ritmo objetivo que tengamos para el día de la prueba. De otra forma no será realmente un entrenamiento, sino que se acercará más a una competición”.

Entre los entrenadores y atletas hay bastante consenso con relación a que independientemente del nivel del corredor en particular, ya sea competitivo o meramente recreativo, el parámetro a utilizar en esa tirada larga para definir la duración de la misma es el número de kilómetros y no el tiempo. Obvio es muy diferente lo que puede suponer para un atleta élite correr tres horas respecto de un corredor aficionado. El atleta élite en ese tiempo puede completar la distancia entera de los 42 km y le sobrarán kilómetros adicionales, mientras que el aficionado seguramente no alcanzará a superar el famoso “muro” que los expertos ubican sobre el kilómetro 32.  Blanco recomienda a sus atletas que el fondo más largo esté entre los 30 y 35 kilómetros, dependiendo de cada uno: “para atletas novatos y que no tienen aspiraciones de buscar marcas o podios 30 kilómetros deberían ser más que suficientes”, afirma.

La-salida-de-los-21km-Maratn-Internacional-de-Panam-2013 
Salida de los 21km, Maratón Internacional de Panamá
2013 (foto: Ricardo Tuñón) 

Pero sucede que muchos corredores, para sentirse psicológicamente fuertes y convencidos de que tienen lo necesario para afrontar con garantías la prueba, optan incluso por completar la misma distancia de la competencia, es decir, corren una maratón pero en entrenamiento. Esto en abstracto podría tener una aparente lógica, es decir, si tengo que competir sobre 42 kilómetros, debería ser capaz de correr en entrenamiento esa misma distancia. Pero la respuesta en mi modesta opinión es que es una premisa errónea. Y es que por esa misma regla de tres, un triatleta debería ser capaz de completar entrenando un Ironman solo unas semanas antes de competir en uno, o un ultramaratonista debería poder correr 160 kilómetros de una sola tirada antes de enfrentarse a una prueba de estas características. La realidad demuestra que muchos triatletas consiguen por ejemplo terminar su primer Ironman en 14 o más horas habiendo completado con anterioridad ejercicios combinados de las tres disciplinas de no más de cinco o seis horas seguidas, igual que del mismo modo los ultramaratonistas no suelen hacer fondos largos superiores a los 50 o 60 kilómetros en una sola sesión.

OTROS FACTORES
Cuando un corredor pasa dificultades en los kilómetros finales en una prueba de fondo como es la maratón, no debe achacarse tanto a no haber realizado un determinado fondo largo en una sola sesión, sino a otros factores. Entre ellos estaría no haber seguido un plan específico de entrenamiento (no llegar en forma), llegar sobre-entrenado (pasado de forma), arrastrar alguna molestia o lesión que aun no siendo incapacitante si sea limitante, no hidratar lo suficiente en la ruta, y el más común, intentar seguir un ritmo que no es realista y adecuado al corredor en particular. Es muy frecuente que los corredores recreativos que debutan en la distancia, en su primera vez sean cautelosos y pongan como objetivo primordial llegar a la meta. En cierto modo, respetan la distancia, y corren de una manera bastante conservadora. Pero con el tiempo, esos mismos corredores después de varias maratones en su haber, suelen centrarse en el objetivo de conseguir una determinada marca personal. Y en ese empeño es que suelen arriesgar en el ritmo, sobre todo antes de llegar a los kilómetros decisivos, produciéndose en la parte final muchos casos de abandono, o de completar la prueba con un tiempo muy lejos de la meta inicial. Y es que en la prueba de maratón, ganar unos pocos segundos cuando uno está en plenitud de forma es una tarea harta complicada, pero acumular muchos minutos de retraso cuando llega el desfallecimiento es tremendamente fácil.

 

De Panamá a La Villa de Los Santos

FREVUELTA
Fernando Revuelta
Atleta UNDER ARMOUR
www.runninginpanama.com
icon-facebookicon-twitter

El pasado 8 de julio a las 4 de la tarde, un animoso grupo de cuatro corredores comenzó desde los estacionamientos del estadio Maracaná en la Cinta Costera, una exigente y ambiciosa meta: completar corriendo los 260 kilómetros que separan Ciudad de Panamá de La Villa de los Santos.

El team estuvo integrado por cuatro corredores, dos panameños y dos estadounidenses, todos ellos con amplia experiencia en maratones y pruebas de ultradistancia, adicional a un numeroso grupo de apoyo de amigos y familiares. Por la parte local, los atletas fueron Loli Arosemena, organizadora del reto y natural de la Villa, aunque residente desde hace años en Chicago, y el reconocido deportista Ramsés Cano, mientras que por los foráneos estuvieron Shan Riggs y Chuck Schultz, ambos residentes como Arosemena en Chicago.

El reto se diseñó con el ánimo de probar la fortaleza física y mental de los atletas ante esa enorme distancia y en condiciones climáticas extremas, pero sobre todo con el objetivo de contribuir a una labor social, mediante una recolecta de fondos para realizar mejoras en el comedor de la Escuela Nicanor Villaláz de La Villa.

La ruta contemplaba correr por toda la carretera Panamericana desde el Puente de las Américas, e ir transitando sucesivamente por las localidades de Arraiján, La Chorrera, Capira, Chame, San Carlos, Río Hato, Antón, Penonomé, Natá, Aguadulce, y Divisa, para tras un desvío en dirección a la península de Azuero, superar finalmente Parita, Chitré, y culminar el reto en la heroica Villa de los Santos.

La planificación del grupo contemplaba el aprovechar al máximo las horas de la noche del primer día para recorrer la mayor distancia posible, cuando las condiciones climáticas serían más favorables, y las fuerzas físicas estuvieran todavía bastante intactas. Conforme a ese esquema, los atletas correrían lo más cercano posible unos de otros, a fin de darse protección y facilitar las tareas logísticas de apoyo, por lo que casi siempre estuvieron a la vista, o cuanto más separados solo por un par de kilómetros.

VISITA AL HOSPITAL
Cualquier deportista local, sobre todo de disciplinas de fondo, como: atletismo, ciclismo y triatlón, conoce la tremenda dificultad que supone hacer ejercicio de larga duración en Panamá, debido al explosivo coctel que suponen las altas temperaturas junto a la severa humedad del ambiente. Esa sensación térmica acaba por minar las energías del deportista, y a pesar de que se realice una buena reposición de alimentos e hidratación adecuada, en muchas ocasiones el agotamiento no tarda en presentarse. Si lidiar con el calor y la humedad es complicado para los atletas locales, mucho más lo es para los extranjeros que no están habituados, los cuales entrenan y compiten en sus países de origen en condiciones más benévolas.

El estadounidense Schultz se presentaba en teoría como el atleta más fuerte y experimentado de los cuatro del grupo, habiendo completado durante los últimos años numerosas pruebas de ultrafondo y extenuantes desafíos de triatlón. Durante la primera noche y la mañana siguiente se mostró confiado y con energías, cumpliendo al pie de la letra con las rutinas de alimentación y reposición de líquidos planificadas, pero después de unas 18 horas, la exigencia del esfuerzo le comenzó a pasar factura. En las cercanías de Río Hato su cuerpo no dio más y entró deshidratación severa, teniendo que ser evacuado a Aguadulce para hospitalización. El reto se cobraba su primera víctima, y mermaba en algo los ánimos del resto del grupo, pero horas después y tras recibir asistencia médica, Schultz se incorporó de nuevo a la ruta para acompañar a sus amigos en los kilómetros finales.

HABLA RAMSÉS
Otro de los temas que los corredores del grupo debieron tener en cuenta fue la seguridad. La carretera Panamericana es una vía con mucho tráfico la mayoría del tiempo, incluyendo voluminosos camiones, por lo que en todo momento llevaron sobre sus uniformes bandas reflectivas para hacerse ver, y adicional en horas de la noche portaron frontales (head lamps), para facilitar la visión de donde pisaban. Cano comenta que el también llevaba adicional un potente foco en la mano por miedo a tropezar con algo: “cuando todo está tan oscuro uno no suele distinguir más allá de un metro de terreno delante de él. Gracias al foco que llevaba pude esquivar a varias víboras equis que me encontré en medio del hombro de la carretera. La presencia de perros también fue una constante, sobre todo cerca de los núcleos poblados. Para complicar más las cosas, en gran parte de la ruta los arcenes o sencillamente no existen o están en muy malas condiciones, por lo que el tráfico nos pasaba en ocasiones peligrosamente cerca. Por fortuna contábamos con dos vehículos de apoyo y un fabuloso grupo de voluntarios que estaban pendientes en todo momento de nuestras necesidades, adicional a algunas otras personas que se sumaron por tramos para acompañarnos”.

Lo que no pudo evitar Cano fue la maldición que acompaña a muchos de los corredores de ultramaratón, las ampollas en los pies: “después de correr por muchas horas, y a pesar de aplicarnos vaselina y cambiarnos de medias y zapatillas varias veces, los pies se dilatan y la fricción acaba por crearte dolorosas y molestas ampollas. Llegó un momento en que ya no podía ni caminar. Gracias a la Sra. Nelda de Pinzón que me curó las heridas con un remedio casero, y así pude reincorporarme al grupo en Divisa”. 

La idea original del reto era intentar completar la distancia en un plazo de 48 horas, por lo que el grupo buscaba perder el menor tiempo en las paradas para alimentarse y demás necesidades: “en total creo que pudimos dormir entre los dos días unas tres horas. Cuando llevas tanto tiempo haciendo ejercicio físico, llega un momento en que el cansancio y el sueño te atacan, y debes engañar a tu mente y seguir adelante”.

Ya faltando escasos 20 kilómetros para su destino en La Villa, a la altura del poblado de Parita, se empezó a formar una caravana de autos y de personas dando apoyo en la etapa final: “fue muy bonito y entrañable. A pesar de ser ya casi las 10 de la noche, muchas personas del área salieron a nuestro encuentro. Hacían sonar sus claxon, nos daban gritos de ánimo, y hasta lanzaron fuegos artificiales” comenta emocionado Cano.

Finalmente, y tras 54 horas transcurridas desde que partieron de la ciudad capital, el grupo llegó a su objetivo: “según nuestros relojes gps completamos un total de 270 kilómetros”. A pesar de la exigencia y dureza del reto, Cano se mostró muy satisfecho: “Lo volvería a hacer sin dudarlo un segundo. Me han llamado a veces loco, pero eso me pone feliz, ya que esas locuras han sido para aportar a gente que lo necesita. Ojalá sigan saliendo más locos dispuestos a ponerse metas inalcanzables, y que su esfuerzo sirva para ayudar a otras personas".

 

Página 6 de 17