Banner130x400 1

Banner130x400 2

porNOV

Revista de Noviembre

Running

En la Oscuridad de la Noche

FREVUELTA
Fernando Revuelta
Atleta UNDER ARMOUR
www.runninginpanama.com
icon-facebookicon-twitter

Precauciones para disfrutar del running en horas nocturnas.

 

Las duras condiciones climáticas de Panamá, las largas jornadas de trabajo y los compromisos familiares o sociales, son algunos de los principales motivos por los que muchos aficionados al running local se ven en la necesidad de ejercitarse en horas nocturnas,  antes de la salida del sol en la madrugada o al finalizar la tarde. Pero correr de noche no está exento de peligros, que pueden llegar a ser fatales, si no se toman precauciones básicas de seguridad.

¿DÓNDE CORRER?
Como es lógico, para correr de noche es preferible elegir zonas urbanas que cuenten con iluminación artificial, para suplir dentro de lo posible, la falta de luz solar. De todas formas aunque haya faroles cada cierta distancia, ello no otorga una seguridad de que no vayamos a tener una mala pisada o posible torcedura, ya que con frecuencia algunas luminarias no funcionan o dejan entre sí, zonas de penumbra. Hay que tener cuidado al correr por aceras donde haya que subir y bajar con frecuencia, así como con zonas de losetas que puedan presentar defectos, hierros que sobresalgan del piso y huecos que estén ocultos por la maleza.

Si podemos optar por una senda o circuito peatonal con una superficie estable, siempre será mejor que tener que compartir la vía con el peligro del tráfico vehicular, ya que al correr en el sentido contrario al de la circulación, la intensidad de los focos de los carros nos puede deslumbrar y dejar con  visibilidad reducida por  segundos. Dentro de la ciudad capital, los corredores durante  la noche se suelen concentrar en áreas como: Cinta Costera, Costa del Este, Calzada de Amador, Parque Omar, Parque Andrés Bello, Balboa, o en alguna de las pistas de atletismo de las que cuentan con torres de iluminación. Si por falta de tiempo no podemos desplazarnos a alguna de estas zonas, las calles de urbanizaciones privadas y los polígonos industriales son también una buena opción en la mayoría de los casos, ya que a esas horas el tráfico será  reducido y podremos prever con  antelación la presencia de vehículos. En lugares aislados, es preferible correr en grupo o con otra persona, y se deben evitar áreas conflictivas donde se puedan presentar problemas con antisociales.

dreamstime m 62682404 
Foto: Dreamstime

ILUMINACIÓN ARTIFICIAL
Lamentablemente, en muchas de las rutas por las que los corredores nos ejercitamos en horas nocturnas, no siempre existe una adecuada iluminación que nos permita correr con unos estándares mínimos de seguridad, por lo que necesitaremos de algún dispositivo que nos ayude a mejorar nuestra visión del terreno y de los elementos naturales o artificiales con los que podamos impactar.

El sistema más utilizado por los corredores es el de la lámpara de cabeza o frontal, alimentada por baterías  que se mantienen iluminando el terreno por el que vamos a transitar sin gran oscilación gracias a las correas elásticas que se ajustan a la cabeza. También hay algunas gorras que incorporan en la visera, luces tipo led de bajo consumo, aunque no tienen la misma potencia luminosa que un frontal. Otras opciones más habituales pero menos eficientes serían una sencilla linterna de mano, inclusive un celular con la aplicación de iluminación encendida.

Cuando se corre de noche es muy importante ver, pero también ser vistos. En la actualidad casi todas las marcas deportivas incorporan en sus uniformes y colecciones de calzado diferentes elementos reflectivos, los cuales brillan intensamente cuando son alumbrados por luces de vehículos. También se pueden adquirir chalecos que cumplen similar función, aunque los de correr son más cómodos de los que usan por ejemplo los trabajadores de la construcción. En cualquier caso es preferible usar prendas de colores vivos que destaquen en la oscuridad y faciliten que seamos vistos, como: amarillo, rosado y naranja, en lugar de tonos opacos. Si vamos vestidos de negro de pies a cabeza será prácticamente imposible que un vehículo nos vea hasta que ya esté muy cerca.

PRECAUCIÓN MÁXIMA

Al correr de noche es imprescindible que mantengamos la concentración en todo momento, y nuestros sentidos activados al ciento por ciento. En condiciones de oscuridad ralentizaremos nuestro paso y daremos zancadas más cortas, exagerando el gesto de levantar los pies para en lo posible evitar tropezar con algún obstáculo. Escuchar los sonidos a nuestro alrededor  será importante, puesto que nos va a advertir de la aproximación de vehículos y de la presencia de personas o animales, especialmente de perros sueltos. Por este motivo, aunque tengamos por costumbre usar audífonos para escuchar música  mientras corremos, en las horas nocturnas es preferible prescindir de ellos.

Trabajos de Velocidad

FREVUELTA
Fernando Revuelta
Atleta UNDER ARMOUR
www.runninginpanama.com
icon-facebookicon-twitter

Lo usual para una persona que comienza a correr es ir incrementando de modo progresivo a través de las semanas, tanto la distancia que es capaz de completar como la velocidad a la que lo hace. Este tipo de mejora para los corredores noveles suele ser suficiente recompensa, pero con frecuencia y según van tomando mayor experiencia y confianza en el mundo del running, se imponen objetivos más exigentes en cuanto a su desempeño. Entonces sucede que a pesar de dedicarle más tiempo a los entrenamientos y cumplir con rutinas más específicas, en bastantes ocasiones la mayor dedicación no va aparejada de la mejora. Ello trae como consecuencia que el corredor se frustre, ya que no ve los resultados esperados, a pesar de su esfuerzo. Para un corredor este puede ser un claro síntoma de que es tiempo de variar el entrenamiento, incorporando dentro de sus rutinas trabajos de velocidad más eficientes.

INTERVALOS Y SERIES
Cuando hablamos de trabajos de velocidad suele haber una confusión que inicia desde la terminología usada entre los corredores. Para una gran mayoría, los términos intervalo y serie son sinónimos, designando un tipo de entrenamiento en el que se corre durante un tiempo a un ritmo igual o mayor al de la competición, intercalando periodos de recuperación, repitiéndose esa rutina un número de veces previamente fijado. Pero en realidad los términos intervalo y serie hacen referencia a fenómenos diferentes, según sea el periodo de descanso. En las series el descanso sería pasivo, en reposo, permitiendo al corredor una recuperación casi completa durante ese periodo de inactividad. Por el contrario, en los intervalos se mezclarían carreras de velocidad con periodos de descanso activos. El descanso sería por lo tanto incompleto. Existen distintas modalidades de lograr esto, como seguir caminando o trotando a baja velocidad para mantener el sistema cardiovascular a un alto rendimiento, así como realizar diferentes ejercicios de fuerza para someter al sistema muscular a un trabajo extra.

JUEGOS DE VELOCIDAD
Hay corredores que por diferentes motivos, como considerarlos aburridos o estresantes, no les gusta entrenar series o intervalos de velocidad, en una pista de atletismo o terreno similar. Para ellos, existe una alternativa que se originó en Suecia en la década de los años 30 conocida como fartlek, y que se puede equiparar a realizar juegos de velocidad. Trata que el corredor realice intervalos de manera libre, en los que la duración del propio intervalo y la intensidad no estén predeterminados, sino que sobre la marcha, el atleta los ejecuta. Para este tipo de entrenamiento tipo fartlek es preferible elegir espacios naturales como zonas de bosque con desniveles, donde el propio perfil del terreno va a delimitar la duración y exigencia de cada intervalo. Este entrenamiento es comparativamente más ameno y llevadero que el tradicional de velocidad, y alternar fases de carrera continua con aceleraciones, contribuirá de manera positiva a la capacidad aeróbica y anaeróbica del corredor.

CONSEJOS BÁSICOS

dreamstime m 39503861 
Foto: Dreamstime


Los trabajos de velocidad están indicados en corredores que tengan buena condición física previa y hayan practicado carrera continua durante algunos meses antes. Por el contrario, no es recomendable que las personas que corren con el objetivo primario de bajar peso realicen este tipo de rutinas, ya que especialmente las articulaciones de tobillos y rodillas sufrirán fuertes impactos, aumentando el riesgo de lesión. Adicional, las personas con sobrepeso deben poner su esfuerzo en eliminar el mayor porcentaje de grasa de sus cuerpos, y esto lo van a lograr corriendo de manera aeróbica, a un ritmo lento por largo tiempo.

El lugar ideal para realizar intervalos y series es la pista de atletismo, aunque podemos buscar sitios que tengan un suelo estable, preferiblemente sin tráfico vehicular. Antes de completar un trabajo de velocidad es imprescindible realizar calentamiento por 20 minutos, tanto del sistema cardiovascular como muscular, y luego completar un enfriamiento por 10 minutos, más el tiempo que le dediquemos a los respectivos estiramientos.

JUGANDO CON LAS VARIABLES
Incluso para atletas experimentados, no es conveniente incluir más de dos días de trabajos de velocidad a la semana. Las variables que podemos combinar en nuestras series e intervalos son cuatro, dependiendo del objetivo que busquemos. La primera es la distancia, que puede variar desde tramos cortos de 200-300-400 metros, a segmentos medios de 600-800-1,000 metros, e incluso segmentos largos de 2,000-3,000-5,000 metros. La segunda es el número de repeticiones, que varía dependiendo de la distancia de las mismas. A menor distancia mayor número, y viceversa, por ejemplo 12x400 o 5x1, 000. La tercera es la intensidad, pudiendo desarrollar ritmos que oscilan entre el 70% a 110% de la capacidad máxima. Como última variable está la recuperación, la cual dependerá de la finalidad del intervalo o serie, desde 30 segundos a 1 minuto, si queremos trabajar a alta intensidad, o lapsos desde 1 minuto 30 segundos a 3 minutos cuando realicemos distancias más largas.

No todas las series e intervalos deben ser de la misma duración, y en ocasiones se mezclan en una misma sesión distintas distancias en forma de pirámide, aumentando de manera progresiva hasta una distancia máxima, y retornando en disminución a la distancia con la que se inició. Un ejemplo típico de pirámide sería 200-400-800-1,600-800-400-200.

¿A qué ritmo debo correr mi maratón?

FREVUELTA
Fernando Revuelta
Atleta UNDER ARMOUR
www.runninginpanama.com
icon-facebookicon-twitter

La gran mayoría de los que hemos competido en maratón nos hemos planteado la pregunta que da título a este artículo. Y es que tras meses de acumular kilómetros en las piernas, y según se va acercando la fecha del evento, surgirá la gran duda: ¿cuál debe ser mi tiempo objetivo?

Al contrario de lo que sucede con las carreras de corta distancia, en las que los errores en la estrategia se pueden mitigar, en la maratón un ritmo inadecuado en la primera fase de la prueba con bastante probabilidad nos pondrá contra las cuerdas en la parte final, obligándonos en muchos casos a ralentizar nuestro ritmo, e incluso a tener que caminar para poder alcanzar la meta.

Entrenadores y técnicos han desarrollado variados sistemas de predicción, basados en pruebas que han demostrado cierta fiabilidad en algunos rangos de ritmo, siempre que se cumplan condiciones óptimas en cuanto a la climatología y la ruta.

No es recomendable debutar en maratón, sin haber realizado de manera previa al menos un par de medias maratones, y haber completado un programa específico de entrenamiento. Una de estas medias maratones se puede realizar en modo competición en el periodo de seis a tres semanas anteriores a la prueba de maratón. El tiempo que hagamos puede servir como referencia, multiplicándolo por dos y añadiendo una variable de 10 a 15 minutos para tiempos entre 1 hora 20 minutos y 1 hora 40 minutos, 20 a 30 minutos para tiempos entre 1 hora 40 minutos a 2 horas 20 minutos, y más de 30 minutos para tiempos encima de 2 horas 20 minutos.

Otra manera de aproximarnos a nuestro tiempo objetivo es ver el ritmo de nuestro fondo más largo que habrá sido de entre 30 a 35 kilómetros unas tres semanas antes de la carrera, y tener en cuenta que en la maratón deberemos sumarle segundos para garantizar que llegado ese punto todavía nos quede “gasolina en el tanque”. En general, la mayoría de los corredores tiende a iniciar demasiado deprisa la competencia, lo que en una prueba tan larga como la maratón, donde hay oportunidades de recuperar, no tiene sentido.

Y es que en la prueba de maratón, cualquier exceso que cometamos al comienzo se pagará caro en los kilómetros finales. Ganar unos pocos segundos en la primera mitad sobre el tiempo objetivo será para la mayoría de los corredores una ardua tarea, pero perder incluso minutos en la parte final, lamentablemente ocurre con mucha frecuencia.

EL TEST 2 X 6,000

dreamstime m 58236487 
Foto: Dreamstime


Pocos métodos hay en la actualidad tan fiables para predecir el ritmo al que se debe afrontar una maratón como el famoso test de 2 x 6,000. Este sistema fue idea del maratonista español Antonio Serrano, el primer español en romper la barrera psicológica de las 2 horas 10 minutos, en coordinación con Rodrigo Gavela, otro maratonista olímpico español y que se ha dedicado tras su retirada a la docencia y entrenamiento deportivo. El sistema a través de los años se ha ido nutriendo con las previsiones y resultados de cientos de maratonistas de diferentes niveles, creándose una tabla que sirve de referencia respecto del ritmo por kilómetro recomendado y el tiempo más probable que se puede obtener en meta.
La prueba hay que realizarla entre 10 a 12 días antes de la competencia, y consiste en lo siguiente:

  • En primer lugar debemos completar un calentamiento, tanto del sistema cardiovascular como del muscular, mediante un trote de 25 minutos.
  • Tras el mismo, se recomienda realizar unas cuatro series cortas de 50 a 100 metros para elevar el ritmo respiratorio y cardíaco.
  • Teniendo en cuenta nuestra marca objetivo, realizaremos una primera serie de 6 kilómetros en terreno plano, a un ritmo similar al que estimamos llevar en el maratón.
  • Se recupera durante 90 segundos con un trote suave.
  • Realizaremos una segunda serie de 6 kilómetros sobre el mismo recorrido a todo lo que de nuestro organismo, teniendo la precaución de intentar ser constantes durante toda la serie y no desfondarnos en la parte media o final.
  • Después de finalizadas las dos series, y como costumbre en cualquier entreno de calidad, realizaremos un trote suave de enfriamiento por unos 10 a 15 minutos.

Una vez que tenemos los dos tiempos de las series, podemos hacer el respectivo análisis. Calcularemos cuántos segundos por kilómetro hay de diferencia entre el primer y el segundo seis mil, y lo compararemos con una tabla de referencia elaborada por los creadores del test. Por tema de espacio no adjunto a este artículo la citada tabla, pero puede ser consultada online haciendo una sencilla búsqueda en cualquier buscador (tabla test 2 x 6000).

Si la diferencia en segundos por kilómetro de nuestras series coincide o está cerca de la diferencia que aparece en la tabla, confirmaría que el ritmo al que corrimos la primera serie si es realista y nuestras previsiones entran dentro de lo posible.

Si por el contrario la diferencia en segundos por kilómetro entre la primera y segunda serie es inferior en tres, cuatro o más segundos respecto de la que aparece en la tabla, deberíamos estimar que el ritmo de la primera está muy próximo al ritmo posible del maratón, por lo que sería un grave riesgo intentar correr al mismo, siendo en este caso recomendable ajustar el objetivo a una marca más realista. Si la diferencia en segundos por kilómetro en cambio es superior en tres, cuatro o más segundos con referencia a la que aparece en la tabla, sería un indicativo de que el corredor tendría la posibilidad de realizar una mejor marca de la que piensa.

Es importante aclarar que este test busca confirmar si nuestras previsiones de ritmo sacadas de nuestros entrenamientos y otros test son correctas. Pero sobre todo, el test de 2 x 6,000 sería un claro indicativo de que nunca deberíamos intentar correr a ritmo más rápido del que nos marca la tabla, ya que el fracaso estaría prácticamente asegurado.

Un Runner en la Familia

FREVUELTA
Fernando Revuelta
Atleta UNDER ARMOUR
www.runninginpanama.com
icon-facebookicon-twitter

Cada vez hay más familias panameñas en las que uno o más miembros son corredores habituales. Esto que, en teoría, debería ser algo positivo para el resto del grupo, en ocasiones se convierte en foco de conflictos y problemas domésticos, ya que los corredores tendemos a ser egoístas con nuestros horarios, tiempo de descanso, preferencias de alimentación o elección de vacaciones, dando por supuesto que el resto de la familia debe acomodarse a nuestras necesidades.

SUPERMERCADO Y NUTRICIÓN
Es sorprendente lo que podemos deducir de los gustos y costumbres de una persona con solo ver su carrito del supermercado. En la compra de un runner predominarán productos “sanitos” y no procesados como: frutas y verduras, proteína cárnica y bebidas deportivas de colores llamativos, pero sobre todo pasta, mucha pasta en todas sus variedades. El corredor es un enorme devorador de carbohidratos, sobre todo en la semana previa a alguna competencia de fondo, ya que de ellos extrae su principal fuente de energía, pero debe pensar también en los gustos alimenticios del resto de la familia, y no dar por hecho que a ellos les fascina atiborrarse de pasta a todas horas.

Los demás miembros de la familia tendrán que tener mucho cuidado con lo que toman de la nevera y las alacenas de la cocina, puesto que el corredor es muy celoso de sus “pertenencias”, y no querrán ser testigos de la ira de un runner cuando le hayan comido lo que tenía reservado, por ejemplo, para su obligado desayuno antes de una tirada larga.

TURISMO DEPORTIVO
Si tienes un runner en la familia a estas alturas de seguro sabrás que la mayoría de las vacaciones, fecha destino, se van a programar no teniendo tanto en consideración aspectos económicos, de ocio o preferencias conjuntas, sino anteponiendo los intereses del corredor por competir en alguna prueba específica, especialmente si se trata de una maratón. Actualmente muchos de los principales organizadores, directamente o mediante convenios que tienen con agencias de viaje, ofrecen paquetes que incluyen la inscripción a la competencia, traslados, alojamiento, manutención e incluso visitas turísticas al área, tanto para el corredor como para su familia. El turismo deportivo es un lucrativo negocio, y ciudades como Las Vegas y Orlando han visto una excelente oportunidad para atraer a nuevos visitantes diversificando su oferta tradicional de juego y ocio, al organizar sus propias maratones.

dreamstime m 52186308 
Foto: Dreamstime

En principio no debería haber ningún problema para el resto de la familia en sumarse a los planes de viaje del miembro corredor, pero lo que sucede generalmente es que el runner no participa de la mayoría de las actividades de ocio del grupo, puesto que anda más interesado antes de la prueba en hacer un reconocimiento del recorrido, visitar la expo y retirar su kit, o quedarse reposando en el hotel. Después de celebrada la competencia las cosas tampoco mejoran notablemente, ya que el corredor estará cansado y poco dispuesto para caminatas turísticas y visitas a museos, suponiendo más un lastre que otra cosa.

VIDA SOCIAL
Si un corredor en Panamá madruga durante los días laborables para completar sus rutinas de entrenamiento, llegado el fin de semana lo usual es que todavía madrugue más, puesto que sus corridas serán de mayor duración. Esto supone en la práctica que el runner suele ser una persona con poca vida social, al menos nocturna, y usualmente estará entre los que casi no toman alcohol cuando van a una fiesta y los que se ausentan temprano de la misma. Los corredores debemos reconocer que debido a nuestra austera y controlada vida, tendemos a ser un poco ermitaños. Eso sí, solo falta reunirnos con otros corredores para que nuestra locuacidad se dispare de inmediato, y nos podamos pasar horas y horas conversando sobre nuestra común afición.

RELACIONES DE PAREJA
Si cuando conociste a tu pareja ella o él ya eran corredores, al menos sabrás en lo que te metías. No puedes decir que fuiste engañado jajaja! Pero si la afición ha sido sobrevenida, la obsesión por el ejercicio puede ser origen a la larga de tensiones en lo que respecta a la vida afectiva y sexual. Con unos horarios tan estrictos, puede resultar complicado encontrar momentos de calidad en los que la pareja tengan la disposición para demostrar su amor y donde el cansancio físico no sea una barrera. Como alternativa para que no se pierda la pasión y se mantenga encendida la llama, es recomendable buscar horarios y oportunidades no tradicionales, adicional a que alcanzar metas deportivas es complicado ante la falta de equilibrio familiar y emocional.

Resumiendo los puntos anteriores, el escenario ideal para un corredor es poder sumar a su pareja e hijos a la actividad, haciéndoles partícipes de los beneficios  de su entusiasmo por correr, pero como esto no siempre es factible, deben ser más comprensivos con sus necesidades, y no creerse siempre el centro alrededor del cual gira todo lo demás. Recuerda que no hay nada más satisfactorio que alcanzar la meta con la familia animando y esperando nuestra llegada.

Música Para Corredores

FREVUELTA
Fernando Revuelta
Atleta UNDER ARMOUR
www.runninginpanama.com
icon-facebook icon-twitter

Correr con o sin música, es uno de los debates más populares que llenan las redes y los foros de corredores. Algunos runners no conciben salir a practicar sin su dispositivo digital cargado con sus canciones favoritas, les resulta casi tan indispensable como el uniforme y las zapatillas de correr. Para otros, en cambio, es fundamental poder escuchar a su cuerpo, el contacto de las zancadas con el piso y el ritmo de la respiración, para de este modo mantenerse concentrados en el ejercicio que están haciendo. Los pocos estudios que se han realizado sobre el tema no han arrojado conclusiones definitivas, por lo que cada corredor es finalmente el que decide qué opción escoger.

BENEFICIOS
Los runners aficionados a correr con música argumentan que el escuchar sus temas favoritos mientras se ejercitan, les ayuda a que sus rutinas sean más llevaderas, ya que se mantienen entretenidos mientras completan kilómetros con mayor facilidad. Al tener la mente concentrada en las canciones que suenan en sus dispositivos consiguen abstraerse del entorno y se olvidan de la sensación de fatiga mientras redoblan sus zancadas siguiendo los ritmos de la música. Ello sería especialmente efectivo para aquellas sesiones y rodajes de fondo más largos, en los que el corredor pueda sentirse aburrido de ejercitarse en solitario.

PRECAUCIONES
Si pertenecemos al grupo de corredores a los que les gusta realizar sus rutinas con los auriculares puestos escuchando música, es muy recomendable tener en consideración ciertas precauciones. Respecto al volumen, nuestro sistema auditivo es bastante sensible, y si se le somete de manera reiterada a volúmenes altos, podemos causarle daños con carácter permanente. Nuestros oídos tienen una capacidad adaptativa, por lo que pasado un tiempo, la sensación que tendremos será que a una misma intensidad de volumen, percibiremos la música como más baja. Ello puede dar lugar a un círculo vicioso, donde cada cierto tiempo sintamos la necesidad de subir más y más el volumen de nuestro dispositivo.

Por ello es muy importante encender nuestro equipo y poner de inicio los controles de volumen al mínimo, e ir incrementándolos de manera progresiva hasta que podamos escuchar la música a un volumen adecuado sin distorsión. En cualquier caso el volumen de nuestro dispositivo nos debe permitir escuchar con claridad ruidos del entorno como el motor de un vehículo acercándose o el grito de advertencia de una persona que se encuentre en los alrededores.

Ejercitarse con auriculares oyendo música está contraindicado en áreas urbanas donde haya que convivir con el tráfico, corriendo por aceras y cruzando vías. Cuando limitamos la funcionalidad de uno de nuestros principales sentidos como es el auditivo, las posibilidades de sufrir un accidente se incrementan exponencialmente.

De igual modo en las horas nocturnas en las que nuestra vista está restringida, no es tampoco recomendable el escuchar música mientras se corre. En esas circunstancias nuestro campo de visión puede quedar limitado a objetos que están solo a algunos metros, y disponer de nuestro oído a su plena funcionalidad nos va a servir para anticipar posibles peligros, como un animal que venga corriendo hacia nosotros.

dreamstime m 61181223 
 Foto: Dreamstime

PLAYLIST
Cada corredor tiene gustos musicales diferentes, por lo que lo habitual es que cada uno personalice su lista de reproducción con los temas que le son más atractivos a la hora de hacer ejercicio. Obviamente no es igual elegir una música para relajarnos o leer un buen libro, que un playlist para realizar ejercicio. Los temas musicales que usualmente se escuchan por los corredores están compuestos en su mayoría por compases 4x4, y se corresponden con el género tecno, dance y música electrónica, aunque también son frecuentes los clásicos de pop y rock.

Los corredores por lo general prefieren escuchar temas con bastante parte instrumental o en idioma extranjero, frente a aquellos en las que prevalece la letra, aunque incluso los más osados llegan a acompañar en voz alta al cantante como si se tratase de un karaoke improvisado. Adicional a las numerosas listas de reproducción para correr que están disponibles para descarga en internet, existen aplicaciones específicas para running que seleccionan el orden de los temas que van siendo reproducidos según sea el ritmo que imprime el corredor a sus zancadas.

La cadencia se define como la cantidad de zancadas por minuto que da una persona cuando corre, siendo la cantidad óptima de unas 180. Por su parte el número de beats (bpm) de una canción, señala el número de pulsaciones por minuto que contiene la misma. Los temas musicales tienen un número de pulsaciones que varía dependiendo del género entre 90 a 160 bpm, y en lo posible deberíamos intentar ajustar la cadencia de nuestras zancadas, a las pulsaciones de la música que escuchemos.

SIN MÚSICA
Hay runners en cambio que no gustan de escuchar música mientras corren porque para ellos supone una distracción que afecta a la percepción de velocidad, adicional al peligro de sufrir un accidente por no anticipar la presencia de vehículos. Así mismo en rutas con piso irregular, como: caminos y sendas de montaña; hay que ir concentrado con los cinco sentidos en alerta para evitar posibles caídas y lesiones, por lo que no resulta adecuado escuchar música. Los detractores de este tipo de sistemas de audio afirman también que debido a la alta humedad existente en Panamá, la mayoría de los dispositivos tienen una vida útil demasiado corta, y terminan por dañarse a los pocos meses.

Página 4 de 17