Banner130x400 1

Banner130x400 2

porNOV

Revista de Noviembre

El cambio climático y las enfermedades respiratorias

dreamstime l 65930672De acuerdo con las Naciones Unidas, las noches cálidas han aumentado un 72% en los últimos años.

Por: Zulay Espinosa V.
Foto: Dreamstime

 

Nuestro planeta es cada vez más afectado por las variaciones en el clima y una de las consecuencias es que los seres humanos estamos padeciendo enfermedades respiratorias con mayor frecuencia.

El Dr. Alex Augusto González  Hidalgo, MGS, MBA, explica que acorde con las Naciones Unidas, las noches cálidas han aumentado en un 72% en los últimos años, a la vez que se pierde superficie helada en el Ártico. Estos cambios sugieren que el cambio climático está provocando paulatinamente un aumento de la temperatura promedio en la Tierra.

 Las estaciones se afectan y por tanto, se genera un impacto importante en la epidemiología de muchas enfermedades.  Si se afecta la calidad del aire, las personas serán cada vez más susceptibles de sufrir enfermedades respiratorias, indica el Dr. González, quien agrega que con el cambio climático se genera mayor cantidad de esporas, polen y otros alérgenos que producen enfermedades dermatológicas, alergias y asma. 

TEMPERATURAcalifornia-943452

Por otra parte, el Mgtr. Ramiro Campos Msc, Patólogo de Audición y Lenguaje, señala que durante la época fría, los cilios nasales, cuya función es similar a las pestañas, tienden a perder movilidad. Estos minúsculos vellos que -junto con el moco- eliminan el polvo, permiten así más penetración de microorganismos a nuestro cuerpo, lo que aumenta el riesgo de enfermarse.

La gripe o influenza, catarros, amigdalitis, bronquitis, sinusitis, neumonías, laringitis, son algunos padecimientos que tienen mayor incidencia durante la temporada fría o cuando la temperatura baja.

VERANO

El aumento de la temperatura durante el verano favorece la reproducción de algunas bacterias, lo cual propicia el desarrollo de otro tipo de afecciones al sistema vocal.

En época seca es frecuente el aparecimiento de alergias, rinitis, asma, varicela, conjuntivitis, fiebre del heno, afecciones de la piel provocadas por el polvo, la resequedad, el polen de las flores y otro tipo de contaminantes, acota el Patólogo de la Audición y el Lenguaje.

“Algunas de estas patologías intervienen sobre el sistema  vocal,  causando disfonías en muchos casos y hasta hipoacusias en algunos casos específicos”.

SINUSITIShigh-water-123203
Es una inflamación de la mucosa de la nariz y de los senos paranasales, ya sea a través de una infección viral, por agentes bacteriales u hongos, por un cuadro de alergia y/o la combinación de algunas de estas causas, aclara el Mgtr. Ramiro Campos.
Algunos de los síntomas de la sinusitis son:

  • Mal aliento o pérdida del sentido del olfato.
  • Tos que generalmente empeora por la noche.
  • Fatiga y sensación de malestar general.
  • Fiebre.
  • Dolor de cabeza.
  • Dolor similar a presión, dolor detrás de los ojos, dolor de muela o sensibilidad facial.
  • Congestión y secreción nasal.
  • Dolor de garganta y goteo retronasal.

Existe también la parasinusitis, que cuando afecta es bilateral y es básico el manejo interdisciplinario en estos casos (otorrinolaringólogo, fonoaudiólogo y el terapeuta respiratorio) para un manejo eficaz y en equipo.


RECOMENDACIONEShigh-water-123219
Para evitar caer recurrentemente en estos cuadros, el Patólogo de Audición y Lenguaje, Ramiro Campos, aconseja:

  • Evita abrigarte demasiado.
  • No te expongas durante períodos prolongados al frío o al calor, ambos en exceso pueden ser perjudiciales.
  • Abrígate bien cuando salgas a la intemperie.
  • Evita el consumo de alimentos muy fríos o muy calientes.
  • Vacúnate con anticipación contra la influenza.
  • Cuida tu higiene personal.
  • Lleva una dieta balanceada rica en vitaminas y minerales.
  • Evita los lugares con mucha vegetación, humo o polvo.

PREVENCIÓN
Siguiendo algunas medidas preventivas sencillas se logran disminuir los riesgos de contraer estas enfermedades asociadas a los cambios de estación.

  • Cuidado de la voz: No es aconsejable levantar la voz especialmente cuando no se conocen las técnicas apropiadas,  se debe evitar gritar o cantar a gritos.
  • Inhalación-exhalación: No se puede hablar durante la inspiración, el aire deberá ingresar por la nariz y salir por la boca, si se trata de voz hablada.
  • Cuida mucho que la exhalación sea apropiada, adaptada a la necesidad, pero atiende a tu respiración.  Los beneficios son muy considerables.

OTRAS ENFERMEDADES

El Dr. Alex González  manifiesta que otras enfermedades, como el cáncer de piel, también comienzan a afectar en mayor número a la población, ya que se ha producido una disminución de la capa de ozono y por tanto, existe menos protección contra los rayos ultravioletas del sol. 

Algunas enfermedades que se transmiten a través de vectores, también aumentan producto del cambio climático, entre estas la malaria, el Dengue, Chikungunya y el Zika; pues, los mosquitos pueden comenzar a expandir su hábitat y establecerse en zonas actualmente libres de enfermedad. 

Así mismo, la calidad del agua puede verse afectada por el cambio climático; ocasionando que algunos microorganismos como la Salmonella y el Cólera incrementen su posibilidad de producir enfermedad, debido a que las mismas se reproducen más rápidamente con el calor. 

“Aunque toda la población se ve expuesta por el cambio climático, los niños y ancianos son particularmente más sensibles a sufrir las consecuencias por la vulnerabilidad de su sistema inmunológico”, enfatiza el Dr. González. 

IMPORTANTE

  • Cuidar la calidad del agua que consumimos y las fuentes.
  • Proteger nuestros ambientes y mantenerlos libres de criaderos de mosquitos.
  • Utilizar protector solar para cuidar nuestra piel de los rayos ultravioletas.
  • Vacunar a los niños y adultos para protegernos contra enfermedades que pueden ser prevenibles. 
  • Examinar nuestra piel por si notamos cambios, en especial si tenemos lunares. 
  • Mantener un médico de cabecera con el cual podamos realizarnos chequeos periódicos.
  • Hidratarnos con frecuencia.