Banner130x400 1

Banner130x400 2

porNOV

Revista de Noviembre

Ronda Rousey

AP 552501235130
 Foto AP/Jae C. Hong, Archivo

La atleta más dominante del mundo

 
Por: David Alejandro Chacón
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

 

 

Son las siete de la mañana y se escucha música de salsa en el Glendale Fighting Club de los Ángeles, California. En su interior está la mujer más temida del mundo, la primera estadounidense en ganar una medalla olímpica en Judo (Bronce en Pekín 2008) y actual número uno libra por libra y peso gallo femenino en la popular Liga UFC (Ultimate Fighting Championship). Ronda Rousey, de 28 años, lleva sangre latina en sus venas y muchos se sorprenden al verla entrenar tres veces al día y desde tempranas horas.

AnnMaria de Mars, su mamá de abuela venezolana, según un artículo que publica el portal Hoy, explicó que detrás de la chica explosiva y de personalidad provocadora, hay una mujer alegre, sensible, que además es católica y muy familiar. “Aquí en Estados Unidos, si vas a las fiestas y cada quien es de la misma edad, los muchachos de preparatoria se juntan con otros muchachos de preparatoria. En las familias latinas son fiestas de diferentes generaciones, se juntan los tíos, los primos”, confesó De Mars, primera judoca de Estados Unidos en ganar un Campeonato Mundial (1984) de la especialidad.

Datos:
Record invicto de 12-0 en la UFC.
Confesó que tiene relaciones sexuales antes de cada pelea porque la ayuda a aumentar su nivel de testosterona.
Introdujo el Trash Talking en la UFCA (hablar basura) para intimidar a sus contrarios.
Dijo en una entrega de premios, que en una pelea sin reglas, le ganaría fácilmente a Floyd Mayweather.
Rousey es conocida por ser “pro feminista” y le reclama a “Money”, quien ha sido detenido por violencia doméstica.
También actuó en The Expendables 3 y en 2016 grabará la cuarta parte. Hizo también Entourage.
Es fanática de la lucha libre profesional y ha participado como invitada.
Primera peleadora en ganar una pelea en UFC, en encabezar un evento UFC y primera campeona femenina.

Rousey, de quien se dice es una obsesiva de la competencia, ha ganado rápidamente una amplia popularidad gracias a sus logros fuera y dentro de las competencias, esto sumado a una no tan conocida historia de infancia. Rousey nació estrangulada por su propio cordón umbilical, detalle que no dejaba pasar mucho oxígeno a su cerebro y esto le provocó apraxia, un desorden neurológico que induce trastornos en el habla, tanto así, que pronunció su primera palabra a los seis años. Ya hoy habla normalmente gracias a la preocupación de su madre y la intervención de especialistas en lingüística.

Campeona
En 1995, después de suicidarse su padre, Ronda Rousey se cobijó en las artes marciales y bajo la tutela de su madre lo único que hacía en sus tiempos libres era practicar judo. Su talento era innegable, llamaba la atención al igual que sus poderosos brazos, por los que sus amigos la llamaban “Miss Hombre”. Su entrega fue tal, que después de ganar varios Campeonatos Nacionales en Estados Unidos, representó a ese país en las Olimpíadas de Pekín 2008, donde ganó el bronce en categoría -70 kilogramos.

“Tengo un término para referirme a la clase de mujer en la que mi madre no quería que me convirtiera. La llamo ‘la perra que no hace nada’. Es el tipo de chica que sólo intenta ser linda y que la cuide alguien más. Por eso creo que es hilarante cuando la gente dice que mi cuerpo se ve masculino. Sólo porque mi cuerpo fue desarrollado para un propósito distinto a acostarse con millonarios, no significa que sea masculino”, dijo la campeona de Riverside en un artículo publicado por La Tercera de Chile.

A pesar de montarse en el podio en China, Ronda Rousey sufrió un cuadro depresivo posterior por detalles aún no aclarados y dejó el judo para trabajar en un bar. Gracias a la ayuda de su madre, en 2012 decidió probar suerte en

AP 963121511565
Ronda Rousey, mejor deportista femenina en
los Premios ESPY 2015, en Los Ángeles.
(Foto por Chris Pizzello / Invision / AP)
 

las artes marciales mixtas y se enfiló ese mismo año en la UFC, liga que para ese momento no contaba con división femenina.

Asfixiante
Rousey llegó y de una vez impactó. Se convirtió en la primera mujer en firmar contrato con la UFC y comenzó a ganar combates, apoyada principalmente por su gran arma, la sumisión, que es cuando un peleador somete a su oponente en una posición dolorosa en la que no puede moverse. Además, enseña unos de los golpes más brutales y asombrosos en la historia de la UFC.

Hay una razón clave para que esas asfixiantes llaves que aplica a sus oponentes sean tan efectivas. “Mi madre siempre ha sido una inspiración para mí. De hecho, solía saltar de improviso sobre mi espalda cuando me sorprendía viendo televisión o cuando me relajaba en la cama. Se escabullía por detrás y me aplicaba alguna llave asfixiante”, explicó Rousey.

Gracias a ese talento su record es perfecto en 12 combates. Como espuma ha crecido su popularidad y expectativa cada vez que sube al octágono, no en vano al menos 900 mil personas, solamente en Estados Unidos, pagaron por ver en televisión paga su último combate frente Bethe Correia, a quien derrotó en tan solo 34 segundos.

La fama tocó su puerta y recibió propuestas en producciones de Hollywood, entre ellas Rápidos y Furiosos 7. “Disfruto mucho filmando películas. Tras la pelea en Australia (15 de noviembre), voy a filmar Mile 22 con Mark Wahlberg en Yakarta. Es mi primer rol protagónico, así que es un gran paso en términos de responsabilidad”, confiesa a La Tercera.